MUJER ATEA SE CONVIERTE A CRISTO DESPUES DE SER EVANGELIZADA POR SU SUEGRA

En el momento que Tiffany conoció a su futuro esposo Jason, ella estaba orgullosa de declararse una “atea  y feminista.”

 

Tiffany estaba trabajando como camarera en un restaurante, para pagar sus estudios en la Universidad de Tennessee en Knoxville, cuando conoció a Jason.

 

Era cristiano  no muy convencido, que trabajaba en el mismo restaurante que ella. Él la invitó a salir tres veces antes de aceptar la invitación “y sólo sería por una hora”, recordó.

 

La reunión duró más de una hora y al día siguiente le dijo a su madrastra que había conocido a su futuro esposo.
“Nunca había conocido a nadie tan transparente y genuino”, dijo Tiffany.

 

No mucho tiempo después de que comenzó a salir con Jason, Tiffany conoció a su futura suegra, Charlotte Bowen, una enfermera cristiana de la Convención Bautista del Sur,  que estaba de paso en Knoxville.

 

Cuando la conoci me quede impresionada, porque era diferente a cualquier otra persona que he conocido dice Tiffany, ella no me juzgaba por ser atea, mas con amor me mostro la diferencia de ser una cristiana.

 

Las dos mujeres desarrollaron una amistad que continuó después que Charlotte Bowen volvió a trabajar en su ministerio en África. El intercambio de mensajes de correo electrónico con su suegra, Tiffany continuó haciendo preguntas a la misionera y Charlotte respondió sinceramente a todas ellas.

 

Tiffany señaló que su futura suegra le explicó que “Jesús está vivo y eso es lo que transforma: ella tenía una relación real y personal con él todos los días.”

 

 

transformación

 

A pesar de que era atea, Tiffany tenía amigos cristianos e incluso asistió a algunos servicios, a pesar de haber sido criada en un hogar donde ir a la iglesia era desalentador. Ella conocía el idioma y un poco de la realidad cristiana.

 

“Puede que haya escuchado las mismas palabras de otras personas, pero nunca había entendido que Jesús está vivo, hasta que conocí a alguien como ella [Charlotte]. Jesús, obviamente, vive en ella”, informó.

 

Tiffany comenzó a leer la Biblia y su corazón estaba siendo transformado por la Palabra de Dios. Un día estaba sentada en el estacionamiento de una tienda en Knoxville, hablando con Jason cuando Dios de pronto le reveló que él era real y vivo.

 

“Me mostró que sería mi Señor por el resto de mi vida”, dijo.

Tiffany le dijo a Jason: “Jesús es el Hijo de Dios” y luego dijo: “Creo que acabo de ser salvada.”

 

Más tarde, la pareja se casó en África, durante su visita a la madre de Jason. Volvieron a su ciudad natal, Jonesboro, Arkansas y comenzaron a asistir a la Iglesia Bautista Central, donde Tiffany fue bautizada. Recordó que estaban bien discipuladas por la iglesia.

 

El testimonio de Tiffany es el resultado del discipulado personal que su madre decidió enseñar acerca de su vida.

fructificación

Después de permanecer como miembros de la iglesia cerca de un año, Jason fue invitado a una congregación dentro del estado y luego aceptó la invitación.

 

“Después del primer año sentí que Dios me estaba pidiendo que ore por mi marido, porque él iba a entregarse a su llamado a ser pastor,” dijo Tiffany.

 

Añadió que creía que Dios le estaba dando una motivación más para orar también por sí misma. “No sólo era la esposa del pastor”, dijo en tono de broma.

 

Dieciséis años más tarde (que incluye seminarios para Jason y otros pastores), Tiffany señaló que el hecho de que ella y su marido siempre fueron honestos acerca de su pasado ha ayudado al desarrollo de su ministerio en las iglesias.

 Ellos dicen abiertamente a su congregación, “Dios nos usa a causa de su gran gracia, no a causa de nuestra perfección.”

 

“No dude en compartir mi testimonio para que la gente aprenda más acerca de la gracia de Dios. El perdón de mis pecados no ocurrió porque tenía ‘pecados perdonables.” Fue por Su gracia  para perdonar mis pecados de alguien que lo negó por 21 años de su vida y trato de convencer a otros para que lo negaran también, “agregó.

 

Tiffany dijo que entiende lo que el apóstol Pablo dijo mientras se refería a sí mismo como “el más grande de todos los pecadores.” Y, al igual que Pablo, ella sabe que tuvo una experiencia similar a la del “camino de Damasco”. Tiffany sigue estando agradecida de que Jason nunca se rindió, incluso después de que ella rechazó su invitación a salir un par de veces antes de salir.

 

“Vio lo que había en mi corazón, lo que  la gente no ve,” dijo.

 

Tiffany esta  dispuesta a compartir su historia en cualquier lugar, en cualquier momento. “Si esto glorifica el nombre de Dios, entonces yo soy un libro abierto”, agrego.

 

 

 

 

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrShare on StumbleUpon