PRESIDENTE FILIPINO: FUI ABUSADO POR SACERDOTE DE EE.UU.

presidente-filipinas-rodrigo-duterte-se-compara-con-hitler

 

 En diciembre de 2015 el actual presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, dijo en una entrevista que apareció en el medio The Inquirer que un sacerdote estadounidense había abusado de él cuando era joven.

 

Cuando era alcalde, en 2015, Duterte reveló el nombre del sacerdote que abusó sexualmente de él cuando estudiaba en la Universidad Ateneo de Davao. Se trata del padre Mark Falvey, un sacerdote jesuita proveniente de Estados Unidos, quien abusó de al menos otros nueve niños en Los Ángeles entre 1959 y 1975, año de su muerte.

 

 

“Fue un caso de toqueteo, ya sabes, durante la confesión, así es como perdimos nuestra inocencia temprano”, recordó, “fue una especie de despertar sexual para cada uno de nosotros”.

 

 

Duterte dijo que ya había perdonado al sacerdote, quien era profesor de la institución mencionada en ese tiempo.

 

 

El ahora presidente habría tenido entre 14 y 15 años cuando eso sucedió pero nunca denunció el hecho. “¿Cómo me hubiera podido quejar? Todos estábamos asustados”.

 

 

La clara aversión del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, hacia Estados Unidos podría, entonces, remontarse hasta su juventud.

 

 

Aunque el presidente ha expresado muy fuertemente su desacuerdo con Washington, afirma que no guarda resentimientos contra la Iglesia.

 

 

“No tengo una guerra contra la Iglesia. A pesar de que me he disculpado, algunos obispos se han manifestado con fuerza, así que mejor dejaré de hablar sobre ello”, dijo en ese entonces. “Soy un miembro de la Iglesia Católica, no he cambiado de religión, sólo tengo un Dios”, expresó.

 

 

La Compañía de Jesús tuvo que entregar 16 millones de dólares para resolver los casos de abuso de este sacerdote. Las acusaciones contra él iniciaron en 2002, pero nunca fue condenado por ningún crimen.

 

 

Posteriormente, en 2008 la Diócesis de Sacramento tuvo que pagar cien mil dólares en compensación para una persona que fue supuestamente abusada y violada por el hermano del sacerdote, el padre Arthur Falvey.

 

 

Falvey había viajado a Asia en 1933, aunque no hay registros que informen de cuándo llegó a Filipinas. Regresó a Los ángeles en 1959.