DOS MONJAS RENUNCIAN AL HABITO PARA UNIRSE EN MATRIMONIO

file

“Dios quiere que las personas sean felices”. Así han asegurado que se sienten Isabel y Federica, la una con la otra. La primera, de 44 años y graduada en Filosofía ha dedicado su vida entera a las misiones por el mundo. La otra, ha invertido su tiempo en ayudar a los pobres y a los drogodependientes en Roma y África. Ambas son monjas franciscanas que quieren colgar el hábito para jurarse amor eterno.

Serán unidas en matrimonio, como indica el diario ítalo que ha dado la noticia La Stampa, en Pinerolo, un pequeño pueblo de la ciudad italiana de Turín. Sin embargo, a pesar de la controversia que puede resultar esta celebración en la Iglesia católica, el acto tendrá además de la unión civil, un acto religioso.

La oficiará Franco Barbero, un ciudadano que tras numerosos procesos eclesiásticos, fue apartado de la Iglesia católica.

Entre las razones, una que ya ha quedado patente, su punto de vista contrario a los matrimonios entre personas del mismo sexo. Pero Barbero se siente cura y, como indica, le “encanta”. Asegura, además, que está en contacto con muchos sacerdotes que están de acuerdo con él.

Es el 19º matrimonio que celebra Barbero entre personas homosexuales este año y la segunda en el municipio desde que entró en vigor la ley. Ellas, quieren que sea un acto confidencial y privado, aunque para Barbero “no es molestia”, opina que no desean los focos ni ser famosos, “pero el problema reside en el miedo a los prejuicios”.

Isabel y Federica han realizado todos los pasos esenciales en el Vaticano para dejar sus votos, ahora se preparan para la celebración. Federica ha mostrado su alegría por la noticia, aunque proviene de un pueblo conservador: “Aún le tengo que decir a mi padre que ya no soy monja, aunque estoy contenta de estar casada con Isabel”.

 

 

 

 

 

Días de Lot en el Vaticano: Dos monjas Renuncian a los hábitos y se unen en Matrimonio